Experiencias interculturales: un poeta

La última vez que hablé con mi amiga Annemarie, hace un par de meses, me dijo que estaba muy decepcionada con el mundo del baile latino. “Creí que se flirteaba más que en el flamenco, pero qué va, los hombres bailan conmigo y ni siquiera preguntan mi nombre”. Le dije que para la mayoría de la gente acá bailar salsa era una especie de deporte, no una actividad para conquistarse entre hombres y mujeres.

Nos encontramos por casualidad hoy en el almuerzo y me contó que estaba feliz porque estaba en pleno romance de verano con un colombiano, Alberto. “Además es todo un poeta. El problema es que tiene que regresar a Colombia y no sabemos qué va a pasar con esta distancia. Pero como él mismo me dijo la otra noche, no habrá una barrera en el mundo que nuestro amor profundo no pueda romper. Qué lindo, ¿verdad? Qué alma sensible tiene”. “Es poeta y tiene madera de cantante además, esa frase es de bolero”, le dije.

Annemarie seguía emocionada:

—No he conocido otro hombre tan romántico. Me llamó el otro día por la mañana para decirme que había soñado conmigo, soñaba que me besaba y que en mis brazos dormía.

—¡Ay cosita linda!

—¡Eso mismo dijo! ¿Cómo lo sabes? ¿Todos los colombianos son así de sensibles?

—No lo sé, pero es una expresión relativamente conocida.

—Tengo que ir a Colombia, qué tierra de poetas. Alberto me tomó de la mano el otro día y me dijo que me quería, que era su único anhelo, que era su bombón de chocolate. Bueno, la verdad me hizo reír un poco con eso del bombón de chocolate, pero son las cosas de la poesía, a veces sale bien, otras no tanto.

—Además ten en cuenta que estaba improvisando.

—Exacto, y es así de espontáneo para todo, tiene una creatividad increíble.

Por esas cosas de la naturaleza femenina, si le dijera a Annemarie que Alberto le está cantando grandes éxitos del bolero, el porro y la salsa pensaría que me siento envidioso de él. Aunque debo reconocerle que sí le envidio un pelín ese descaro para recitarle canciones y aguantarse la risa mientras lo hace.

—Te dejo porque esta noche juega Colombia y quiero prepararle una cena sorpresa.

—Muy afortunado. Ojalá gane Colombia, verás cómo se emociona con cada gol.

—Siiiiiiii, contra Grecia fue así, decía cosas rarísimas, como “¡¡¡¡goooool juego de ruta!!!". ¿Eso qué significa?

—Que la clasificación está encarrilada —. Eso de ser el ejecutor del amor no va conmigo. —Ahora sí vas a aprender muy bien colombiano, ¿cómo vas con las clases de español?

—Mal, qué vergüenza, tuve que suspenderlas, pero cada vez entiendo un poquito más.

—Excelente, anímate a seguir aprendiendo.

Nos despedimos, me alegré de verla tan emocionada así solo suspirara una vez más el verso del gran Willie Colón, las palabras son de aire y van al aire. Y estar atento a su caída, cuando le cante Nosotros:

Los ángeles, habilidades creativas

Y al llegar al consejo número 50, Dalí remata: "Pero todos esos consejos no sirven para nada si, en el momento de pintar, tu mano no es guiada por un ángel".

¡. ..!

… ¡Un ángel! Es una de las verdades más profundas que he oído en mi vida.

¿Quién es el ángel? El ángel es aquello que, cuando estás creando, te guía más allá de ti mismo y tu raciocinio: no es tu cultura, ni tu oficio, ni tu inteligencia… El ángel es la obra que te lleva y hace de ti un mero médium.

El ángel es la película que ruedas; el libro que escribes; el poema que concibes y que te engulle y arrastra con su propia lógica. En esos momentos, cuando noto al ángel de la película que guía mi mano, cuando no soy yo, es cuando disfruto haciendo cine.

¿Y si no llega el ángel? Si puedo analizar o dirigir una película fríamente es que no es buena.

Fernando Trueba, entrevistado por Lluis Amiguet para La Contra.

Los ángeles, velocidad máxima

Y si viaja en coche, hay algo muy importante… A más de 100 km/ h, el ángel se baja del coche. Sus alas no pueden ir más rápido…

Fina Armengol, presidenta de la Asociación Amigos de los Ángeles en La Contra

 

Doña Fina ha abierto un caudal de preguntas imaginadas al revelarnos esta propiedad de los ángeles, su límite de velocidad: imaginemos el choque de ángeles que se produce cuando despega un avión con 300 pasajeros a 450km/h. Quizás el miedo que sienten muchas personas al despegar sea no de ellas sino de su ángel de la guarda, que fiel a su tarea sabe que no podrá acompañar a su protegido en el vuelo. O el choque de ángeles en el arranque de las carreras de Fórmula 1. Creo que perdí mi ángel de la guarda cuando de niño llamaron a mi abuelo y le dijeron que había una emergencia en el circo que tenía. Me dijo: "¡Vámonos a mil al circo!". Y fuimos bastante rápido, la verdad sea dicha. ¿Qué pasa con esos ángeles que se bajan del auto, del avión, de las naves espaciales (los astronautas tampoco se salvan del desamparo)? ¿Cuándo se reencuentran con sus protegidos? Probablemente los ángeles no necesitan GPS, les basta con el suspiro de Dios que les señala dónde está su protegido. Si alguien toma un avión de Bogotá a Madrid, ¿su ángel lo reencontrará después de atravesar el Atlántico durante un mes? Y si justo cuando llega la persona se regresa de Madrid a Bogotá, ¿vivirá otro mes sin ángel de la guarda? Qué complejo este mundo de los ángeles. Curiosamente, ahora mismo recuerdo un ángel gay que me salvó la vida.