Cupido (Utópica style)

Hace poco estuve en un concierto de una nueva banda que interpreta arreglos en su estilo de temas de la música latinoamericana, desde la salsa hasta la tropical. Fue una tremenda sorpresa cuando empezaron con la moña o riff de la salsa, nuestro Smoke on the Water, los acordes de La murga de Panamá del maestro Willie Colón. Obviamente se me erizó la piel, cerré los ojos y dejé escapar ese sonido gutural de placer que nace naturalmente en estos momentos.

Después del concierto tuve la oportunidad de charlar con el trombonista, un joven griego de 28 años. Le conté que admiraba su valentía porque Willie Colón utiliza la misma entrada en sus conciertos recientes pero acompañado por dos trombones más mínimo. Así de exigente es esa entrada. Empezamos a hablar de otras referencias musicales y le pregunté que si había tocado Eres, de Santiago Cerón, con esos solos de trombón tan exquisitos.

«No –me respondió–. ¿Podemos escucharla en Youtube ahora?». La sintonizamos y quedó fascinado. «Si la bailas enamorado con tu pareja habrá fuegos artificiales esa noche», le dije. Me miró desconcertado. Recordé una entrevista con el cantante de Jarabe de Palo en la que decía que lo increíble y lo que diferenciaba al público latinoamericano del español era que la música en América Latina se siente en las entrañas, «es una cosa visceral», mientras que los españoles viven del éxito del verano que al año siguiente será remplazado por el nuevo.

«Tú como trombonista, si tocas esa canción con el corazón, tendrás un ejército de mujeres lanzándose sobre ti». Me miraba como si le estuviera ofreciendo 70 vírgenes a un yihadista. «¿En dónde es esto?». Le conté que teníamos varias ciudades salseras, Cali la principal, pero también en Barranquilla, Medellín y hasta sectores de Bogotá. «Es de los grandes placeres de la vida, bailar pegado con tu pareja», le remaché. Le puse otros videos de mujeres bailando en Cali y fue como ver el paraíso para él.

Empacó su trombón y anoche nos despedimos con un fuerte abrazo. En estos momentos debe estar cruzando el Atlántico rumbo a Cali. «Muy de malas si no regresas enamorado», le dije, y él partió con ilusión y una sonrisa.

Deseémosle suerte:

Santiago Ceron – Eres