Guajira en F

Carátula de “Lost and Found”, de Buena Vista Social Club

Vol. 3 de las Alegre All-Stars, “Lost and Found”.

Hoy, en la serie Échale salsita, traemos un tema particular, de esos en los que se condimenta con especies cubanas un clásico de la salsa. Por esta época, hace dos años, nos sorprendía Buena Vista Social Club con su album Lost and Found, un guiño a ese excelso álbum, el volumen 3 de la Alegre All-Stars que lleva el mismo título y donde se encuentra el tema que nos ocupa hoy, Guajira en F.

Las Alegre All-Stars habían grabado con gran éxito volúmenes de antología, los 1 y 2, y súbitamente publicaron el 4. Todo el mundo se preguntaba: “¿y el 3?”. Lo declararon perdido, hasta que apareció milagrosamente. Esta es la transcripción de la explicación que dieron en la contracarátula:

The tapes were actually found misfiled in the tape vault between “The Folklore of P.R.” and “Strauss Waltzes”. This was due to our new filing system, we no longer file alphabetically by group or artist, or numerically by catalog number. Our new method is to use a code number arrived at by totaling the seconds of recorded time, dividing by the amount of musicians in the rhythm section and adding the amount of bars blown by the solist in the third track of the “B” side of the record. The tape librarian must be a musician with a mathematical background or a mathematician with a musical background. Due to the misfiling of our Vol. 3 tapes with a new system, we decided to include “a working knowledge of the stopwatch” as an additional prerequisite for the position of tape librarian.

Una broma exquisita: perfectamente hubieran podido publicar el volumen 4 como 3 y nadie se habría enterado. Pura estrategia publicitaria, exclamaron las malas lenguas, la frase que repetirán con este nuevo álbum de Buena Vista de título homónimo. (Sigue leyendo »»)

¡Soy el Terror!

Nueva York en los setenta. La salsa está caliente y, como sucede con el fenómeno de la realidad virtual hoy en día, el mercado exige contenidos para seguir desarrollándola. Los jóvenes salseros se lanzaban ávidos al baúl de la música cubana para encontrar temas a los cuales pudieran echarles salsita. Hoy nos encontramos con dos arreglos de un tema clásico de Arsenio Rodríguez, Soy el Terror, uno sazonado por la Orquesta Harlow (1972), y otro por Roberto Roena y su Apollo Sound (1971); sean los salsófilos utópicos los que escojan cuál plato prefieren. Empezamos con la versión original:

Arsenio Rodríguez y su Conjunto – Soy el Terror – 1947

(Sigue leyendo »»)

Achilipú

Fue en una cueva del Albaycín donde me enteré de que Achilipú es un tema emblemático de la rumba catalana y no un original del Gran Combo de Puerto Rico, que era la versión que yo conocía hasta ese momento. Sonaba en la voz de su intérprete original, Dolores Vargas, más conocida como La Terremoto, la reina de la morería, título que le cambió el Gran Combo por reina de la vida mía. Fue compuesto por Felipe Campuzano y José Castellón, esposo de La Terremoto, en 1970. Al año siguiente el Gran Combo lo versionó en su mítico album De punta a punta, cuando introdujo el trombón de Fanny Ceballos (quien tocó durante 21 años con la orquesta con su tono tan distintivo) y fue el primer tema.

Como parte de la serie Échale salsita escucharemos estas dos versiones más la de Fruko y sus tesos, años posterior a la de la versión del Gran Combo. Empezamos con la versión original:

Achilipú – Dolores vargas "la terremoto "

(Sigue leyendo »»)

Tiene sabor

La defunción del nonagenario Chuck Berry ha sido acompañada con varios recordatorios merecidos sobre su papel fundacional en la historia del rock & roll. Siguiendo la reflexión sobre la sabrosura mi rockola interior empezó a tocar ese clásico de Abelardo Barroso con la Orquesta Sensación Tiene sabor, un tema de los 40 que no solo por el título es precursor de la salsa y la descarga, un excelente exponente de la sabrosura. Podemos apreciarlo en los múltiples arreglos que ha inspirado, destacándose en especial el de Charlie Palmieri, y que presentamos en la serie Échale salsita.

Empezamos como es costumbre con la versión original de Abelardo Barroso y la Orquesta Sensación:

Abelardo Barroso . Tiene Sabor . ..wmv

(Sigue leyendo »»)

Salsa y bembé

Esta es una entrada feliz, utópico lector, porque se encuentran tres series de la Bitácora Utópica: Typewriter, Échale salsita y Cómo se compone un son.

Empecé la serie Typewriter para contar los instantes filosóficos que a veces me atacan. Me doy cuenta de que la mayoría de los ataques suceden mientras me ducho, en contraste con los baños de burbujas en la tina, cuando aparecen imágenes y sensaciones mucho más agradables, quizás por el estado de relajación. De pronto debería cambiar el nombre de la serie a uno que describa mejor esos momentos de contacto con el agua sin llegar a caer en discursos de la modernidad líquida. Como descubrí que le sucedía a Jimmy Sabater, quien narra así este episodio para la serie Cómo se compone un son refiriéndose a cómo compuso Salchicha con huevos:

“Es que la compuse en el inodoro de donde vivo, aquí en mi casa”, dice el cantante y timbalero sin reparos. “Yo digo que el baño es mi oficina, porque es donde compongo… y donde me salen bien las cosas”, agrega, para soltar luego una risa inmensa. “Tengo incluso un teléfono allí; pero si estoy inspirado, escribiendo algo, no lo contesto. No necesito ningún instrumento, sino que le dicto las ideas a una grabadora y después las musicalizo con quien quiero que haga los arreglos. (Fuente)

Nabokov también escribió varias novelas sentado en la taza. Contaba en sus memorias que vivía con su esposa y su hijo en un apartamento tan pequeño cuando eran jóvenes que tuvo que improvisar un escritorio en el baño. Lo ocupaba en la noche, cerraba la puerta para no molestar con la luz del bombillo a la esposa, ponía una tabla sobre sus piernas que le servía como escritorio y se lanzaba a escribir.

No sé las circunstancias de Jimmy Sabater, de pronto había más baños en su casa para que él pudiera encerrarse en el suyo sin que nadie lo molestara. El caso de Nabokov es una prueba más de su extraordinaria disciplina y dedicación con su obra.

La festividad de Sabater al hablar sobre el tiempo en su oficina nos ayuda a comprender tanto la diferencia entre la obra de ambos como las coincidencias, entre ellas, sus regalos prodigiosos.

Aunque el ritmo ya existía, fue un tema de Sabater el que primero llevó el nombre del nuevo género: Salsa y bembé. Y aquí se da el encuentro con la serie Échale salsita, disfrutemos:

Salsa Y Bembé – JOE CUBA SEXTETTE